La importancia de la Zarigueya

La importancia de la Zarigueya

La importancia de la Zarigueya en los ecosistemas de la región de La Mesa, se demuestra en la supervivencia de los bosques.

Desde tiempos inmemorables la zarig√ľeya, controladora de plagas y reforestadora, ha sido rechazada e incluso asesinada por el ser humano.

Es mucho lo que se dice y poco lo que se sabe sobre este animal y es por esta raz√≥n que el s√°bado 28 de noviembre se llev√≥ a cabo un evento de car√°cter cultural-ambiental en el cual se hizo alusi√≥n a la zarig√ľeya para compartir informaci√≥n y desmentir creencias.

Generalmente cuando se habla de zarig√ľeyas lo primero que sale a relucir es su costumbre de comer gallinas y posterior a esto se les tilda de ratas gigantes. Lo cierto es que el runcho o la chucha como se les conoce en Colombia, es un marsupial encargado de controlar la proliferaci√≥n de cucarachas, garrapatas, entre otras plagas.

Lastimosamente, en muchas comunidades este animal ha sido asesinado brutalmente por desconocimiento y peor a√ļn, por un odio sin fundamento hacia esta especie. Si bien, la zarig√ľeya puede llegar a verse como un roedor de gran tama√Īo, est√° lejos de ser familiar de las ratas.

Mitos en contra de a zarig√ľeya

Contrario a ellas, este marsupial no es transmisor de la rabia ya que tiene un sistema inmunológico bastante fuerte que incluso le permite resistir el veneno de las serpientes, razón por la cual su existencia es de gran valor para el ser humano ya que a partir de ellas se produce el suero antiofídico.

Por otra parte, aunque su aspecto no siempre es el mejor, es inhumano y absurdo querer acabar con su vida por una simple apariencia. Adem√°s, se hace necesario resaltar que aunque este animal tambi√©n puede emitir un almizcle bastante f√©tido, este es usado como mecanismo de defensa, pues √ļnicamente expulsara el fluido de mal olor si se ve amenazado.

 

Por tal motivo, si una zarig√ľeya se cruza por tu camino, no intervengas y d√©jala continuar su labor. Su misi√≥n en este mundo es dispersar semillas que su tracto digestivo prepara para germinar y as√≠, devolverle a la madre naturaleza todo lo que nos brinda.

Es fundamental traer a colaci√≥n que las zarig√ľeyas no son simples visitantes pues desde antes que nosotros pobl√°ramos estos espacios con casas y edificios, estos eran sus hogares. D√≠a a d√≠a las zarig√ľeyas van perdiendo sus bosques y √ļnicos refugios debido a la ambici√≥n del hombre por construir y acaparar todo lo que encuentra a su paso. Como consecuencia, la zarig√ľeya ha venido arriesgando su vida para conseguir comida y agua no solo para ellas sino tambi√©n para sus cr√≠as.


‚ě§ Lee tambi√©n:¬†CAR reclama ronda de La Carbonera


Lastimosamente muchas de ellas han perdido la batalla frente al hombre, quien sin piedad y sin dudar decide matar a palazos a un animal que por mucho tiempo le ha servido como reforestador y controlador de insectos.

Finalmente, a pesar de haber llevado a cabo la integraci√≥n en el parque Lagos del Marsella, la cual buscaba generar un espacio de conexi√≥n con la naturaleza y aprender sobre las diversas especies que habitan nuestro municipio, a los pocos d√≠as una zarig√ľeya con su marsupio lleno de beb√©s fue encontrada asesinada en este mismo lugar.

No hay justificaci√≥n para tal hecho y rechazamos este tipo de actos, pues todos como comunidad debemos respetar y velar por la vida de estos seres tan vulnerables y esenciales para nuestro propio bienestar; por ende, invitamos a los mesunos a compartir esta informaci√≥n y abandonar el miedo o rechazo que durante a√Īos le ha cobrado la vida a m√°s de una zarig√ľeya.


Por;
Abril Mara